Historias de Avistadores de Aves

miércoles, 24 de marzo de 2010

Saciar la curiosidad sobre los Reclamos de las aves

A mediados de Marzo 2010 han empezado a acudir las Aves del Sur. Los Anfibios cantan desde mediados de Febrero (aún con todo el frío, pero basta un día de buen tiempo, para que se vuelven muy activos). Los Reptiles también se deslizan ya, hace días.

Sin embargo, las Aves aún no han empezado a cantar, con su mejor canto de celo. Todavía se contentan con Reclamar. Pero los Reclamos de las Aves, además de ser de gran ayuda en la comunicación entre los miembros del bando o familia en un entorno opaco,  nos producen curiosidad.

¿Qué pájaro puede ser ése que está reclamando tan cerca de mi?  En nuestras salidas al campo, nos lo habremos preguntado muchas veces. Y muchas veces nos habremos ido con la intención de desvelar el misterio.

Desvelar los Reclamos de las Aves, también forma parte de una Excursión de Avistamiento de Fauna Silvestre. Podemos llegar a entrar en contacto con la Fauna Silvestre de muchas maneras: viéndola directamente, viendo sus rastros o bien, identificando sus voces. 

Así que, vamos a realizar, a continuación,  una Excursión virtual de Avistamiento de Aves en Marzo, por la vera del Matarraña y trataremos de identificar los reclamos. Os propongo un pequeño reto: voy a poner algunos Reclamos grabados el día 15 de Marzo sin deciros la solución, de momento. Hacer el intento de identificar los reclamos. Pasado un tiempo, publicaré las soluciones.

RECLAMO 1




RECLAMO 2



RECLAMO 3


RECLAMO 4



RECLAMO 5



RECLAMO 6


RECLAMO 7


RECLAMO 8


RECLAMO 9


RECLAMO 10

RECLAMO11


RECLAMO12


RECLAMO 13


RECLAMO 14




RECLAMO15



RECLAMO16



RECLAMO 17



RECLAMO 18



RECLAMO 19









Paisajes del Matarraña en Marzo, una vez desaparecida la nevada

A mitad de Marzo, una vez desaparecida la nevada, los paisajes del río y su orla cobran color.

El soto y el bosque, al fondo...



Las pequeñas represas...



Los viñedos...



... Melocotoneros...



... la orilla del río...



.... la selva de galería...



...los Cormoranes, que forman parte del paisaje...













viernes, 19 de marzo de 2010

Los Alimoches y Cigüeñas, llegaron el 15 de Marzo al Matarraña

Para los Alimoches (Neophron percnopterus) y las Cigüeñas (Ciconia ciconia), la Primavera entró el 15 de Marzo, que fué el día que arrivaron al Matarraña de su viaje Africano. La verdad es que desde los idus de Marzo de este año estamos teniendo buen tiempo (24/mar).

Los Alimoches sobrevolaban en pareja, a una altura relativamente baja,  el valle del Matarraña. Muy bonitos; muy impresionante ver de repente, después de tantos meses de duro invierno, unos animales tan bonitos, recién llegados y que anuncian el calor. Traen alegría (como todos los demás, por otra parte).

A las Cigüeñas últimamente estamos acostumbrados a verlas un poco por todas partes. Se les protege y se les da cobijo tanto dentro como en los alrededores de las ciudades y pueblos y, durante el invierno no es difícil ver bandadas de Cigüeñas por el valle del Ebro. Sin embargo es menos común verlas por el Matarraña en invierno. Aquí llegan cuando les toca: en Primavera. Y viven en sus hábitats naturales...



Esta pareja estuvo un buen rato, tranquilamente picoteando en las orillas del rio.  La verdad es que vistos de cerca, son unos señores bichos:



Alimentándose en un fresco y tranquilo rincón. Qué bueno. Pero debían de tener que atender otros quehaceres, así que en un momento dado, se fueron a buscar más verdes pastos...



De acuerdo la Primavera faunística llegó el 15 de Marzo. Pero, la vegetación, seguía siendo plenamente invernal...









lunes, 15 de marzo de 2010

Protagonistas de la nevada de Marzo (2)

El Petirrojo (Erithacus rubecula) es un ave que cae muy bien a los seres humanos. Quizás sea por ese inmenso babero colorado, que le hace ser diferente. Quizás sea porque, en celo, canta muy bien, de manera muy musical.  Quizás, porque gusta de lugares frescos, y los busca incluso en medio de parajes secos en agosto, por lo que se le asocia con la frescura y humedad. Quizás sea porque es un insectívoro que ayuda a mantener a los expansivos insectos, en equilibrio. El Petirrojo en general, es un ave bastante individual y sólo se junta por imperativos del celo. Pero, estos días de nieves y fríos generalizados, los Petirrojos que estaban situados en las zonas más frías de los Puertos, bajaron al Río, ocupando las orillas, picoteando entre sus herbazales. Una gozada ver a tanto Petirrojo junto, pero no revuelto, porque guardaban las distancias de uno al siguiente.




El canto del Petirrojo en celo es realmente bonito, diverso y musical, su reclamo sin embargo, no puede ser más monótono, aunque quizás por ello, fácil de identificar. Un suavísimo tec tec tec...



La Tarabilla Común (Saxicola torquata), que también en un Túrdido muy llamativo por su diseño, ocupa toda clase de hábitats abiertos, prefiriendo posarse sobre tallos de grandes hierbas, de las que se cimbrean con el viento... con ellas encima. También vive a muy distintas altitudes. Rara vez eso si, en el mismo cauce del río. Pero el día de la nevada, las había en las orillas a decenas. Se seguían subiendo a sus hierbas de tallo largo, pero en lugar de cazar en el aire, bajaban a la superficie del río a pescar insectos flotantes. Una y otra vez. Era bastante curioso verlas fuera de su contexto habitual y, si a eso le sumamos los pájaros anteriores, el río parecía otro.



El canto de la Tarabilla es bastante menos musical que el del Petirrojo. Más que largas frases musicales como su primo Petirrojo,  son frases rápidas y erráticas. El reclamo, es un seco chac.chac. uit chac.chac.



El Colirrojo Tizón (Phoenicurus ochruros), es quizás uno de los pájaros más eclécticos del Matarraña. Lo puedes encontrar anidando en los roquedos más altos de los Puertos, volando entre los farallones y acantilados como si fuera un Avión Roquero; lo puedes ver en las Campiñas Arboladas, y sus márgenes, como si fuera un Mirlo, en las Masías como si fuera un gorrión y ahora, en el cauce, como si fuera una Lavandera. Y de hecho, ése es el nicho que han ocupado estos días en los que han acudido al cauce cientos de ellos: las playas pedregosas, como las Lavanderas Blancas. 




Aunque estos días de frío, los animales están en silencio, de vez en cuando se les adivina su reclamo, muy suave, muy agudo: tsip...tic.tic.tic   






viernes, 12 de marzo de 2010

Los Protagonistas de la nevada del 8 de Marzo

El ave más activa el día de la nevada fué el Avión Roquero (Ptyonoprogne rupestris). Bandadas, de entre una y dos docenas de estos robustos Aviones, peinaban la masa de aire situada encima del cauce del río, a la búsqueda de insectos. 


Es muy impresionante ver a los componentes de la bandada volver una y otra vez sobre el mismo tramo del río, a toda velocidad, dando la vuelta en un palmo de su espacio 3d, para volver a cargar en una nueva pasada.


Estos Hirundínidos son Estivales en casi toda la Península Ibérica, pero en el Matarraña son Sedentarios; normalmente ocupan los Puertos y, los que habitan en las partes bajas, viven en parejas o en pequeños grupos. Ahora, con la nevada muchos de los Puertos han bajado y los que vivían disgregados en las partes bajas, se han juntado, formando bandos de tamaño más que considerable.


A pesar del trajín que se llevaban el día de la nevada, peinando entre todos el volumen de aire sobre el cauce, apenas se les oía, muy al contrario de las gritonas Golondrinas Comunes (Hirundo rustica) que hacen exactamente la misma faena, también en ˝bandadas de exterminio˝, en los mismo parajes, pero en verano. Un apenas audible chip chip emitían, muy de vez en cuando, estos incansables colectores de mosquitos.  Oigamos:










martes, 9 de marzo de 2010

Vivir la nevada del 8 de Marzo

Ya no voy a insistir más sobre el tiempo que ha hecho en lo que llevamos de invierno. Que dure lo que quiera y que nieve, llueva o haga el frío que le de la gana. Más divertido será contemplar cómo afecta a la fauna silvestre y al paisaje. Y a ello nos vamos a dedicar.


La noche del 8 de marzo, lunes, nevó, no mucho en comparación con las anteriores. Como las carreteras y las pistas estaban practicables, para el campo que me fuí. Y sí que vi algunas cosas interesantes, por no hablar de lo guapísimo que estaba el panorama. En la siguiente foto, podemos ver el sotobosque del Río Matarraña espectacular, resultado de la nevada.


Los cultivos de la campiña instalada en las márgenes del río. Cultivos herbáceos....


 ... y de los cultivos leñosos, como melocotoneros, almendros, olivos y vides...


En el tramo de río que visité, había Cormoranes (una docena), 6 Garzas Reales, 4 Gallinetas de Agua, unas 20 Lavanderas Blancas, 0 Lavanderas Cascadeñas (1ª curiosidad), unos 70 Mosquiteros Comunes, una docena de Petirrojos, unos 6 Ruiseñores Bastardos, 4 Currucas Capirotadas, 1 Mito, Fresas de Nutria recientes sin avistamiento, 0 Martines Pescadores, 0 Patos Azulones, 0 Aves Estivales, unas 40 Tarabillas de los dos sexos, una veintena de Colirrojos Tizones, 2 docenas de Aviones Roqueros volando en bandos que acuchillaban la superficie de los remansos del río, varias incursiones de pequeños grupos de Buitres (4 por grupo), Cornejas graznando y teniendo algún altercado con algún Buitre. 


¿Cómo podemos interpretar estos avistamientos puros y duros? Pues algo así como que cuando el Grajo vuela bajo hace un frío del carajo. Los ausentes, con seguridad, habrán ido a tramos más cálidos del río lejos de la cabecera. Los presentes en exceso (Garzas Reales, Petirrojos, Tarabillas, Colirrojos Tizones, Aviones Roqueros, Buitres y Cornejas), sencillamente han ido a la parte más térmica que tenían a mano sin alejarse mucho de casa. Por último están los sedentarios, ligados a ese tramo del río, que les da lo mismo que haga frío que calor: Cormoranes, Gallinetas de Agua, Lavanderas Blancas, Mosquiteros Comunes, Ruiseñores Bastardos, Currucas Capirotadas y Mitos. 


Así que la composición de las Comunidades Faunísticas no es nada estable y depende de muchos factores, por ejemplo de irrupciones debido al frío. Podemos aventurar que la Comunidad de tal sitio en tal época del año será probable que esté constituida por tal y tal especie. Pero múltiples incidencias hacen que ésta, esté en continuo cambio adaptativo. 


Mención especial para los invasores temporales, casi turistas, Petirrojos, Colirrojos Tizones, Tarabillas y Aviones Roqueros que con su colorido y actividad incansable, están alegrando estos días las estampas gélidas y blancas del Río Matarraña. Curiosamente, tres de estos turistas que buscan al térmico río, son Túrdidos (Petirrojo, Colirrojo, Tarabilla), así que un titular de un periódico tremendista podría rezar: ˝En estos días de tiempo gélido, nos invaden los turistas Túrdidos, venidos de lo alto de los Puertos˝. 


El Petirrojo, muy individual, se dedica más a picotear en el suelo de las orillas herbosas. Los Colirrojos Tizones, son más descarados y corretean por las playas pedregosas o rocosas, picotendo. Las tarabillas gustan de los carrizos y tallos fuertes de herbáceas de la orilla para desde ahí, saltar a pescar insectos en la superficie del río, orillados. Los Aviones Roqueros, en manadas, van explotando de mosquitos y otros insectos voladores cada tarmo del río: los bandos se concentran un tiempo en un tramo de río, dan unas cuantas pasadas de caza (probablemente miles, el grupo actuando como una unidad) y, pasado un tiempo, se van a capturar alimento al siguiente tramo, más arriba o abajo, del río.


A todos estos animales no parece importarles los rigores del clima. Ellos se adaptan, se mueven, buscan nuevas fuentes de alimento y de confort térmico. No tienen tiempo para lamentarse. Tienen que sobrevivir,  pues en breve empezarán a festejar para sacar adelante a sus crías y, eso amigos, para un animal silvestre, es sagrado.

lunes, 1 de marzo de 2010

Finales de Febrero de 2010 en el Río Matarraña

Parece que la cosa se va calmando. Con todas las cautelas naturalmente. Después de las lluvias y nevadas alternándose sin cesar, de este invierno, el más duro de la década, parece que la cosa se va calmando. Las temperaturas se han suavizado mucho, por otra parte. Así que, al campo todo el mundo.

De todas maneras no estaría de más recordar que, en esta misma década hemos tenido graves sequías (2005, 2006), inviernos anormalmente suaves (2007, 2008), grandes lluvias en otoño (2000) y en primavera (2004), veranos con calorazos tremendos (2003 y 2009) y grandes ventoleras (2008). El apacible clima mediterráneo, también tiene sus excesos, no iba a ser menos. 

Pues bien, a finales de Febrero de 2010, van entrando días soleados y la actividad de los animales silvestres aumenta mucho con respecto a estos meses pasados, en los que el campo estaba en silencio, roto sólo por ráfagas de viento, cuando la mayoría de los animales optaban por quedarse a buen recaudo en sus refugios. Estos días se ven muchas aves volar inquietas y reclamar sin cesar, es como si el campo hubiera renacido.

Incluso los insectos aprovechan para retomar la actividad. Es muy llamativo el hecho de que, a los pocos días de pasar una ola de frío, proliferen mosquitos en la orilla del río. El suelo está muy húmedo y los pastos, verdes. 

Los recorridos por los ríos para Avistar Fauna son muy gratificantes.  La cantidad y variedad de fauna que habitan en ellos hace que el Avistador, esté continuamente sorprendido por uno u otro reclamo, un vuelo desde las copas del soto, desde el propio cauce, un chapoteo...Todavía permanecen un buen Número de Cormoranes Grandes (Phalacrocorax carbo), que están en callada compañía muchas veces de Garzas Reales (Ardea cynerea) compartiendo la copa de algún chopo. 


Las choperas del bosque de galería albergan en sus copas, una gran cantidad de aves acuáticas. 


Los Cormoranes se entremezclan con las Garzas Reales sin ningún problema. Allí montan guardia durante horas y días y meses. Contituyen su casa, su refugio invernal.


A veces las Garzas prefieren formar sus propias colonias, sobre peñascos más o menos próximos al río. 




Las actividades de los Cormoranes mientras reposan en los árboles suelen ser más bien escasas.  Veamos.

Otear:
 

Ponerse a secar: 

Rascarse: 



En fin, aparentemente nada apasionante...con una pequeña nota al dorso: ellos se juegan continuamente el pellejo, sus depredadores siempre están ahí, al acecho, al igual que para todos los animales silvestres por lo que, desde mi punto de vista, ya se pueden solazar todo lo que quieran. 

No muy lejos, la Gallinetas de Agua (Gallinula chloropus) picotean entre los cañaverales, tumbados por las pasadas nevadas. También los Patos, Azulones (Anas plathirrhynchos), recorren el río, normalmente muy pegaditos a las orillas, rara vez se aventuran a ocupar el centro del río, salvo en zonas muy discretas, protegidas por vegetación impenetrable. 


Los pajarillos, muy activos como se ha dicho, reclaman y vuelan sin cesar. Los más activos son las Lavanderas, tanto la Blanca (Motacilla alba) como la Cascadeña (Motacilla cynerea). Han vuelto a ser los pájaros inquietos que son normalmente, las Blancas muy chafarderas acercándose a los seres humanos hasta donde ningún otro animal silvestre osa, las Cascadeñas con un eterno movimiento de muelle, que las hace parecer francamente cómicas, ..y bonitas, con esos colores amarillos y blancos en el pecho y vientre. 

Los Mosquiteros Comunes (Phylloscopus collybita), quizás los más abundantes de la Comunidad del Soto, y también muy atrevidos, recorren meticulosamente la vegetación de las orillas del cauce, repasan los cañaverales de arriba a bajo, sin dejar un rincón por escudriñar, en busca de bancos de Mosquitos.  Cuando localizan una nube de Mosquitos de cierta entidad avisan a los más cercanos que, como un comando, se despliegan utilizando entonces el vuelo tipo Colibrí para dar buena cuenta de ellos.

Otros insectívoros se apuntan al festín: Las Currucas Capirotadas (Sylvia atricapilla), relativamente abundantes, con un reclamo muy aparatoso; los Petirrojos (Erithacus rubecula), muy independientes y escasos, reclamando suave, delicadamente.  Los Ruiseñores Bastardos (Cettia cetti), ubicados estratégicamente a lo largo del cauce, estruendosos todo el año, siempre están ahí. Los Mirlos (Turdus merula) visitan el cauce pero les gusta más la campiña. Estos días había bajado una pequeña troupe, al Cauce. Visitantes más ocasionales son los Jilgueros (Carduelis carduelis), que aunque siempre hay uno u otro, en estas épocas les gusta más formar bandos, enormes bandos con otros fringílidos como los Pinzones (Fringilla coelebs), Lúganos (Carduelis spinus) y Verdecillos (Serinus serinus), entre los que como hermanos mayores, picotean los Zorzales Charlos (Turdus viscivorus)

En el cauce, nunca faltan los bandos de Palomas Torcaces (Columba palumbus), que también gustan mucho de los encinares y olivares. En esta época, las Nutrias (Lutra lutra) están terminando su celo de invierno y todavía se las puede ver emparejadas. Preciosas. 

Otra característica de esta época es la del cambio de temperatura durante el día: cuando sales por la mañana temprano a Avistar Fauna, suele hacer bastante fresco y humedad, alrededor de los 2ºc. Sin embargo, no es infrecuente que, al mediodía, se llegue con temperturas de 14ºc...hasta 20ºc en algunas ocasiones. Por ello, es muy recomendable salir con un equipamiento térmico y tener en la mochila algunas prendas frescas, para irlas sustituyendo, según vaya avanzando el día.

Conforme va avanzando el día, la actividad aumenta, los reclamos se hacen más intensos y los vuelos se multiplican. Las rapaces salen a buscar ahora a sus presas, siendo los Busardos Ratoneros (Buteo buteo) y los Cernícalos (Falco tinnunculus) las más abundantes. A los Cernícalos les gusta otear volando por encima de las campiñas más cercanas al río, a no mucha altura.

Una mañana de Avistamiento de Fauna Silvestre, como véis da para mucho. El campo os está esperando para mostraros todos los tesoros que contiene.