Historias de Avistadores de Aves

martes, 28 de junio de 2011

Horario de verano, 2011 de excursiones de avistamiento de aves en Matarraña





EXCURSIONES POR EL RÍO MATARRAÑA
Por la mañana:
Especies de posible avistamiento: nutria, aves de cauce y soto, rapaces.
Horario aproximado, levantarse (recomendado): 5,45
Espera desde las 7,00 hasta las 10,00
Bosque/campiña y observatorio de 11,00 a 13,00

Por la tarde:
Especies de posible avistamiento (por vista y/o oído):
carnívoros nocturnos, aves de cauce, soto, bosque bajo y campiña, nutria.
Salida: 17,30
Mirador: 17,45 - 18,15
Hasta las 21,00 paseo por el bosque umbrío y avistamiento en distintos miradores.
Espera: hasta las 23,00

En los sotos umbrosos del río hay entre 3 y 4 grados menos que en las partes bajas abiertas;  en la campiña arbolada y el  bosque bajo,  hay unos 2-3 grados menos que en las partes bajas abiertas.

Precios:
4 horas: 25 € /persona y 6 horas: 35 € /persona

EXCURSIONES POR LOS PUERTOS DE BECEITE, TORTOSA

Por la mañana: 

Especies de posible avistamiento (por vista y/o oído):
aves forestales, fauna de Páramo/Roquedo y Rapaces diurnas.
Horario aproximado, levantarse (recomendado): 5,45
Salir: 6,45
Bosque bajo: hasta 7,45
Páramo: hasta 9,45
Bosque alto: hasta 11,45
Páramo para rapaces: hasta 12,45

Por la tarde:
Especies de posible avistamiento (por vista y/o oído):
aves de bosque bajo y alto, de páramo, cabras, rapaces diurnas y carnívoros y rapaces nocturnas.
Salida: 16,00
Bosque bajo: hasta las 17,00
Bosque alto: hasta las 19,30
Páramo: hasta las 21,30
Bosque bajo: hasta las 23,00

En los bosques de los Puertos, hay entre 6 y 9 grados menos que en las partes bajas; en el páramo hay entre 5 y 6 grados menos que en las partes bajas.

Precios: 4 horas: 35 € /persona y 6 horas: 45 € /persona

Nota: Si, por peligro de incendio, las autoridades cortaran en  acceso a los Puertos, solamente quedarían operativas las excursiones del Río. Es una medida de protección del monte, con la que estamos completamente de acuerdo. 

viernes, 24 de junio de 2011

Después de la tormenta...

...sale el sol, la vegetación y sus habitantes están mojados...


...y, con el sol recién salido, las aves del bosque montano empiezan a piar fragmentos inconexos, esbozos suavecitos, como "probando, probando uno dos, uno dos... estamos enteros". Inmediatamente después de la tormenta, pareciera como si la comunidad de aves del bosque cantase al unísono, bajito, suavecito, "todos estamos bien, el peligro ha pasado" parecen decirse entre todos los individuos de las distintas especies. 



Poco a poco, cada individuo, va cogiendo confianza y transmitiéndola al conjunto, las estrofas se van haciendo más nítidas y características, el volumen alcanza valores normales y, cada uno, empieza, paulatinamente, a poner en marcha su repertorio más genuino. Ese proceso dura una media hora. El primero que canta con su repertorio completo y nítido es un Herrerillo capuchino (Cyanocistes caeruleus).  

Al cabo de unos tres cuartos de hora desde que terminó la tormenta, comienza de nuevo a llover, esta vez de manera menos torrencial, una lluvia suave pero lluvia, no sirimiri. Esta segunda llovizna durará otra media hora. 


Estalla la tormenta (en el bosque montano mediterráneo)

La tormenta empezó a avisar con nubarrones y truenos, hacia las cuatro y media de la tarde. Previamente había un sol radiante con algunos cirros muy deslabazados. Si estás no muy lejos de un lugar a cubierto, lo mejor es un coche, es conveniente dar la vuelta y guarecerse. Hacia las cinco empezó a llover fuerte e incluso, granizó un poquito. Sobre la intensidad la puedes ver en el videoclip.


En una hora y media escampó y salió el sol. Se formaron pequeños charcos en cubetas arcillosas, pero el suelo y la vegetación estaban tan secos que, el agua caida, apenas llegó a mojar el suelo y mucho menos a escurrir por la ladera.  Se produjeron abundantes truenos y algún que otro rayo, pero la verdad es que no muchos. Así que si váis a salir al monte en verano, toca preparase para por si acaso. 





Se avecina tormenta (en el bosque montano mediterráneo)

En la montaña mediterránea, el tiempo también es un tanto imprevisible. Da lo mismo que la AEMET te marque un 5% de probabilidad de borrasca. En un punto dado, en el pico de un monte, esa predicción, puede no ajustarse a la realidad. Así que hay que ir preparado con prendas para tormentas y saber las cuatro reglas básicas para protegerse de los rayos. Todos sabemos que las tormentas avisan, pero en la montaña todo sucede muy rápido, pudiéndose pasar de un ambiente soleado a uno tormentoso en pocos minutos. 


Foto de Mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli)




En el siguiente videoclip podemos ver cómo se aproxima la tormenta y cuáles son los pájaros valientes que permanecen cantando o, quizás, canten preparándose para lo que les viene encima. En el video se oyen voces de Mosquitero papialbo (Phylloscopus collybita), el Pinzón común (Fringilla coelebs), el Herrerillo común, (Cyanistes caeruleus), el Petirrojo (Erithacus rubecula) y el Zorzal charlo (Turdus viscivorus). 



Salir al campo en cualquier condición meteorológica es la única manera de aprender de verdad, de comprender la diversidad del comportamiento de la fauna. 

De comprender como se adapta a las situaciones extremas.   

jueves, 23 de junio de 2011

Avistamiento de una familia de Collalba Gris (Oenanthe oenanthe), Junio 2011

Desde el tejado de una paridera, situada en medio de un páramo de los Puertos de Beceite-Tortosa, una familia de Collalbas grises controla su territorio. Un hábitat formado por la propia paridera, pastos de altura abandonados (no mantenidos a diente, pastos embastecidos ), muretes de piedra seca y pequeños roquedos circundantes. Un hábitat de una altísima calidad: tranquilidad, refugio, abundantes semillas e insectos...




En el vídeoclip se puede ver, además de todos estos elementos, podemos ver cómo usan su hábitat: en tejados, muretes de piedra seca, suelo entre el herbazal embastecido, vallas de madera, roquedos...se puede ver cantando al macho en una valla de madera. También podemos ver con detalle el diseño del plumaje de la hembra, del macho y de la cría. Los bandos de pájaros grandes y negros que vuelan con el cielo como fondo, son Chovas piquirrojas (Phyrrocorax pyrrhocorax) 



Creo que, el avistamiento de fauna silvestre es más enriquecedor para el avistador si te detienes un buen rato con una especie y tratas de percibir su género de vida, que el producir su identificación ID para pasar inmediatamente a la siguiente especie con el fin de que, al final del día, podamos mostrar un abultado checklist.  

miércoles, 22 de junio de 2011

¿Porqué callan los pájaros?

En primavera las aves cantan durante todo el día. No hace falta más que salir a la calle o al campo para percibir la algarabía de mil cantos simultáneos. Los cambios bruscos de tiempo o, si hace mucho calor, las horas centrales del día, hacen que las aves se aplatanen o incluso, se callen. Siempre quedan por ahí héroes inquebrantables como el pinzón o el ruiseñor, cuyo canto es posible escucharlo hasta en las peores condiciones meteorológicas.
Pero pongámonos en un día normal de primavera. Las aves han estado cantando durante todo el santo día y, de repente, en un lapso muy breve, se callan a la vez, todos los individuos de todas las especies, sexos y edades. Chitón. Silencio.

Eso sucede primero en los ambientes de umbría y, a continuación, en los ambientes de solana cuando se retiran completamente los rayos del sol. Es un fenómeno brusco y algo inquietante. Pero los bichos van como un reloj.


lunes, 20 de junio de 2011

Alondras en el Páramo de los Puertos de Beceite

La Alondra común (Alauda arvensis, foto: pajarosdelmundo.blogspot.com)), un Aláudido, (Alondras, Totovía, Terreras, Calandrias), mimetizado con su entorno como todos sus primos, pero con un canto muy especial.


El interminable canto de la Alondra,



delata su presencia. En un páramo tan duro, sometido a vientos...
y fríos extremos, el canto de la Alondra en Junio alegra con su musicalidad lo riguroso del ambiente. Como podéis oír, el ritmo es rápido e inacabable: las series de cantos ininterrumpidos van desde unos pocos minutos hasta el cuarto de hora.  

Chotacabras en los Puertos de Beceite, Junio 2011

Los Chotacabras


están emparentados con las rapaces nocturnas y, de costumbres parecidas, se diferencian sobre todo porque el suelo es su campamento base. Su diseño alargado, las manchas blancas de alas y cola (ver videoclip) y su pequeño pico, serían a primera vista lo que más diferenciaría de los Búhos and family.  


Por lo demás son crepusculares y nocturnas cazando insectos en interminables revoloteos cuya base está en un punto más o menos fijo del suelo (ver videoclip).



El Chotacabras Gris (Caprimulgus europaeus), un elemento faunístico más de la Comunidad del monte mediterráneo, pero muy vistoso y especial. Es de los que hay que cuidar en especial y... para poderlo ver, hay que salir con el ocaso chicos... o estar volviendo!!!


Cabras monteses en los Puertos de Beceite, Junio 2011

Las hembras han parido hace dos meses. Pueden deambular, en busca de buen pasto, la madre y la cría, o bien formar pequeños grupos de madres y crías, en los que se puede ver el trabajo de guardería: las hembras pastan juntas y, unas cuantas, vigilan a las crías de todas, que juegan juntas. A estos grupos, se les puede añadir cabritos del año pasado e incluso algún macho adulto, que queda en la periferia del grupo y lleva una vida un tanto independiente de él. 
Las cabras monteses buscan buen alimento y tranquilidad y, la altitud o factores climáticos, no son un filtro para ellas: así, se les puede ver en casi cualquier lugar, a cualquier altitud, siempre que allí encuentren esos dos requerimientos de hábitat. 
En el videoclip que viene a continuación, se ven cabras en buenos pastos y en el páramo, a unos 1.200 metros de altitud, y cabras en el bosque cerrado, a 800 metros de altitud. Se puede observar su fina y descolorida librea de verano: su pelaje en esta época es muy fino porque han perdido la espesa cubierta de pelo que los protege en invierno, así como las negras manchas de celo. Se Se puede ver en el vídeoclip cómo una cabra se pone a comer enebro, con las hojas tan pinchosas que tiene!!!

viernes, 17 de junio de 2011

La Alondra totovía (Lullula arborea) en Junio 2011, Puertos de Beceite

La Alondra Totovía es un pariente cercano de Calandrias, Alondras y Cogujadas, ... pero un tanto especial.


 Le gustan los páramos como a sus primos, pero también los bosques de pino silvestre, de pino carrasco y las campiñas. Así que le gusta cualquier altitud, desde el río hasta el pico más alto de estas montañas mediterráneas de los Puertos de Beceite. Hagamos las presentaciones: aquí una Alondra totovía:  


En el siguiente videoclip, una Alondra totovía reclama  desde un arbusto del páramo situado en cima del monte Encanadé, el más alto de la vertiente aragonesa de los Puertos de Beceite,



En el siguiente videoclip, la Alondra totovía cantando en un olivar, cerca del tramo medio del río Matarraña,...



...y, por último, la Totovía, reclamando desde los mismos olivares. 



Como podéis ver, a la Totovía le gustan ambientes muy distintos y distantes. 

La peña del soto...Ruiseñores, Currucas, Buitrones...

La peña del soto...Ruiseñores, Currucas, Buitrones...se hace notar. A estas aves les gusta mucho el soto: frescura, humedad, refugio, alimento...ellos son pequeñitos y se mueven entre el follaje como buitres en los cielos. No tienen marcas en el plumaje llamativas, con lo que la mimetización es mayor. Viven en su mundo secreto de lo más bien. Así que, si pasas por alli, la mejor manera de entrar en contacto con ellos es através de sus cantos. En el vídeoclip que viene a continuación se pueden oir en su ambiente...

al Ruiseñor común


a la Curruca mirlona occidental


al Cistícola Buitrón 


disfrutando de su magnífico hábitat, o si se quiere, de su paraiso terrenal.   


jueves, 16 de junio de 2011

El Cistícola buitrón (Cisticola juncidis)

La sauceda representa un terreno llano, con mucha cobertura vegetal de media altura lo que es el hábitat ideal del Cistícola Buitrón (Cistícola juncidis) 


y otras aves con similares requerimientos de hábitat, como algunas Currucas y otros Sílvidos (todos primos entre sí).


En el videoclip siguiente,

se pueden escuchar los interminables "dzip" del Cistícola Buitrón así como otros muchos cantos y reclamos de otras aves, destacando los de la Curruca mirlona occidental (Sylvia hortensis) y del Abejaruco (Merops apiaster).


Después de muchos años de salir al campo, me siguen asombrando los números, la cantidad de individuos que hay en el monte implicados en tareas reproductivas y de crianza, la energía desplegada, la velocidad de los acontecimientos. Todo esto alcanza unas dimensiones estratosféricas. Desde mi punto de vista, el ecosistema natural, disfruta de muy buena salud, fuera de unos cuantos casos  de especies sensibles que hay que proteger y cuidar así como sus hábitats. Es cierto que hay muchas amenazas, pero la Vida, las especies que se encargan de mantener, cuidar, dinamizar, defender el ecosistema, la comunidad del monte mediterráneo, es muy, pero que muy poderosa. 

miércoles, 15 de junio de 2011

Voces de alarma de la Curruca mirlona occidental (Sylvia hortensis)

Además de la imagen, del diseño del ave, es muy conveniente conocer las voces (reclamos y canto) y el hábitat de una especie para lograr su ID (identificación). A veces, en animales escondedizos, son las voces y el hábitat lo único de que vas a poder disponer en una excursión de Avistamiento. La Curruca mirlona occidental 


tiene un canto que recuerda al Mirlo, pero el reclamo de alarma, desde su escondrijo en la vegetación exhuberante de un soto, es el que puedes escuchar a continuación...

... hay otras aves que tienen un reclamo de alarma similar, como el Zarcero políglota (Hyppolais polyglotta), la Curruca tomillera (Sylvia conspicillata), la Curruca capirotada (Sylvia atricapilla) y la Curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) y, además, la mayoría de ellos viven en un hábitat similar al de la Curruca mirlona . En este caso, toca afinar el oído.  

  

Voces del Soto en Junio 2011

Entre los carrizos, cañaverales, juncales y en general plantas higrófilas del río Matarraña en Junio, nos topamos con Carriceros (llama la atención el canto estridente del Carricero Tordal (Acrocephalus arundinaceus, foto de wikipedia),
                                                                                                                                                                                                                                                                                             Mosquiteros (Pylloscopus bonelli y Ph collybita),  Zarceros (Zarcero políglota-Hippolais polyglota), Ranas comunes, Ruiseñores (Luscinia megarhynchos) y algún Pinzón que son omnipresentes (Fringilla coelebs).  

Los cantos y reclamos son incesantes, mucho más variados y abundantes que en Abril y Mayo. La cantidad de fauna involucrada estas fechas en tareas reproductivas, entre la autóctona y la migrada, es enorme. A su notoria presencia contribuye también el movimiento, la actividad. El caso es que, el campo de Junio, parece el paraíso terrenal, donde se dan millones de interacciones, donde las cosas suceden muy rápida y contínuamente.  Donde las fuerzas vitales se ponen en marcha y son tremendas.

lunes, 13 de junio de 2011

Avistando un Milano Negro (Milvus migrans) en la vega del Matarraña, junio 2011

Seguimos camino y, de repente, desde su atalaya no muy lejana (un chopo) de nuestra posición, nos mira tranquilamente un Milano Negro: es el mismo que ocupa este rincón del río desde Marzo. Es puntual en su llegada, a mediados de Marzo, ocupa el mismo tramo de río y campiña, nidifica en el mismo nido, y se irá probablemente, con todos los deberes cumplidos, con su nueva familia, hacia finales de Septiembre.

Quién dice que los animales se mueven caóticamente, que sólo responden a instintos, que son errantes y sin apegos: a mí este milano me recuerda a un honrado padre de familia, que paga hipoteca y acude puntualmente al trabajo con sus maletín (éste tiene trabajo porque ha llovido y hay abundante comida). No tienen tiempo de hacerse muchas preguntas: sobreviven, crian a sus hojos y se van de vacaciones a áfrica 6 meses...conciliación de la vida familiar y laboral, aventuras, viajes, trabajo ordenado cuando se requiere...qué pasa con el complejo de superioridad que tenemos los humanos hacia los animales?

domingo, 12 de junio de 2011

Avistamiento de Oropéndolas (Oriolus oriolus)

Las Oropéndolas, Oriolus oriolus, suelen encontrarse en los sotos ribereños, en la parte más alta de las copas, bien escondidas en el espeso follaje. Su canto, muy musical, las delata. Además de en las grandes Choperas ribereñas, también se les puede ver en grandes árboles frutales de la campiña, como higueras, nogales, cerezos...La Oropéndola de la foto, se asoma un ratito desde el interior de una gran Higuera...

...momento que tenemos la suerte de captar. 

Avistamiento de Escribanos Trigueros (Emberiza calandra)

En este caso, identificaremos al Escribano Triguero, Emberiza calandra "por impresión", es decir por una combinación rápida de caracteres: el canto, el hábitat (campiña), su comportamiento (canta desde una percha)...

La banda malar y otros detalles, se comprobarán, si nos quedamos a observar a este Escribano un tanto peculiar dentro de su género. 

Avistando a un Busardo Ratonero (Buteo buteo)

Continúa la excursión de Avistamiento. Localizo a un Busardo Ratonero. Lo observo durante un rato. Vuela alto, muy alto cada vez más alto. Un rabillo se adivina más que se ve, pende de sus garras. Siempre se le acusa al Busardo de ser un simple carroñero. Pues, si se mira con detención el pase de diapositivas, se le puede ver llevando un buen lagarto a sus parientes. 

Unos llevan la fama y otros cardan la lana. 

Avistando Abejarucos (Merops apiaster) en la vega del río Matarraña

Mi visión sobre las excursiones de Avistamiento de fauna silvestre, tiene algunas diferencias con las más clásicas, en las que la finalidad de salir al campo es el tamaño (a veces también la velocidad) de la lista de identificaciones o checklist.  Y, si son de especies muy raras, mejor.


Prefiero recrearme en lo común, en las especies habituales. Una vez identificada la especie paso inmediatamente a ir a por la siguiente, sino que, si es posible, me recreo, durante un buen rato, en su observación: diseño, vuelo, hábitat, relaciones con otros individuos de su misma especie, con miembros de otras especies, alimentación, actividad,...


En ese contexto, se enmarca el siguiente videoclip, sobre el Avistamiento de los Abejarucos que ocupan la campiña del río Matarraña, en Junio 2011.

Así, poco a poco, con suma calma, se va construyendo la Comunidad faunística que habita el territorio que estamos avistando en esa época del año. 


Naturalmente, todos los sentidos son necesarios para identificar ID: la vista para observar, el oído para discriminar voces, y a veces en mamíferos el olfato.