Historias de Avistadores de Aves

viernes, 29 de junio de 2012

El vuelo de la Cigüeña reparadora

Para la Ciconia ciconia, se han construido, en muchas ciudades y pueblos, plataformas y nidos artificiales. Apenas tiene ayudas de este tipo en el Matarraña, por lo que al menos, sabemos que su comportamiento es completamente natural; 


que se tienen que buscar la vida en sitios apartados y protegidos, que no podrán anidar más parejas que las que dé de sí el alimento que puedan encontrar en el territorio, que estamos en año de sequía y que ese alimento no será muy abundante, por lo que estará más perseguida que nunca por los hambrientos depredadores.


Así que, no le toca más remedio que aportar ramitas y otros materiales al nido que, 


carente de plataforma, 


se deshace con mayor facilidad. 


Estas condiciones son las normales en un clima mediterráneo y, las Cigüeñas, saben cómo afrontar estas situaciones

perfectamente. 

Abejaruco y compañía. Comunidad ribereña del Matarraña.

Los Merops apiaster,  



suelen ir en bandos en los que los individuos pueden estar algo alejados entre sí pero se mantienen en comunicación permanente mediante su reclamo agudo, que recuerda al toque de  un silbato de bolitas. 



Después de dar un buen repaso a las poblaciones de insectos voladores de tamaño medio, se paran a tomar un respiro en alguna rama. Entonces el bando se reagrupa, aunque puede que, algún individuo aislado, descanse por su cuenta.  Parecen regalos de colores en un árbol de navidad. 


Y una vez que están instalados en su rama, donde reposan durante un buen rato, tienen, a veces, que soportar a pequeños bandos de Gorriones que ignoran la necesidad de tranquilidad del Abejaruco

Ellos van a la suya, seguramente como siempre van en bandos compactos, no tengan sensación de molestar. En cualquier caso, el Abejaruco no reacciona con ningún movimiento agresivo hacia sus autoinvitados compañeros de rama. 

Zarcero políglota: Comunidad ribereña del Matarraña.

El Hippolais polyglotta, 



es un pajarito (12 cm) que se posa, sin problemas de estabilidad, en una ramita de tipo menta o achicoria y no digamos de un cardo, cuyas puas parecen no afectarle. 







Le gusta navegar por el interior de los zarzales, dando saltitos rápidos, pero puede salir a tomar el fresco en alguna hierba del límite exterior de la broza. 

Los Sílvidos (Zarceros, Currucas, Carriceros y Carricerines, Mosquiteros...) se reparten bien los recursos (insectos y refugio) del soto del río, prefiriendo unos la vegetación acuática de las orillas, otros los carrizales y juncales, otros los zarzales y cañaverales, otros los arbolillos y árboles. 

jueves, 28 de junio de 2012

Gorrión común, una especie de éxito

El  celebérrimo Passer domesticus,


el humilde Gorrión común, vive en bandos incluso cuando cría. El macho parece en la foto superior un sultán con todas las hembras pendientes de él, pero no todo son hembras. Hay también jóvenes que ya han abandonado el nido y que aún no tienen ni una sola pluma negra. 



Estamos acostumbrados a ver a los gorriones en nuestros pueblos y ciudades, pero resulta que también les gustan los campos agrícolas...y los cauces salvajes de los ríos!! Se adapta en todas partes y ocupa toda clase de microhábitats, dado que sus requerimientos no son muy específicos. 



El resto de las especies ribereñas, están muy especializadas, los Zarceros, Mosquiteros y Currucas cabecinegras entre la broza y arbolillos. Los Trigueros entre los campos de cereales. Los Abejarucos, esparcidos por la campiña, preferentemente. 

Pero los Gorriones están en todas partes. Y, además, no son nada tímidos ni exigentes en cuanto a intimidad, por lo que no les importa la presencia cercana de otras especies, incluso más grandes que ellas. El ir siempre en bandos les confiere seguridad. 



Estamos tan acostumbrados a verlos, que parece como sino estuvieran, excepto cuando molestan. Pero su éxito evolutivo es innegable. Otra cosa distinta es que su competencia exitosa, pueda dañar a especies muy especializadas, más frágiles por definición, y amenazar su presencia y, por tanto, la biodiversidad. Pero, no tengo datos para poderlo asegurar. 

lunes, 18 de junio de 2012

Voces del Carbonero Garrapinos y Mosquitero Papialbo: Comunidad de los Bosques de altura en Junio de 2012.

Los Bosques de altura de los Puertos de Beceite 


están estos días en pleno esplendor. La Comunidad de aves de los bosques de altura está en estos días en celo. Pajaritos pequeños difíciles de ver, pero fáciles de oir.


En los clips que vienen a continuación, se pueden oir en los dos al Carbonero Garrapinos (Periparus ater) y al Mosquitero Papialbo (Phylloscopus bonelli): el Mosquitero es un sésésésé

 y, el Garrrapinos, 

un titititi/tichitichitichi. 

miércoles, 13 de junio de 2012

Alondra Totovía (Lullula arborea): Comunidad de la Campiña del Matarraña en Junio de 2012

Las Totovías, 


aláudidos como las Calandrias y las Alondras, prefieren arbolillos, arbustos arbóreos o árboles aislados en zonas abiertas. La Totovía del clip, está grabada a unos 500 metros de altitud en la campiña del matarraña. 


Cantan en celo desde abril hasta hoy mismo que siguen cantando, con sus progresivos liuliuliuliu. Eso sí, esas zonas abiertas salpicadas de plantas arbóreas, les da lo mismo que se encuentren a cuatrocientos metros que a mil cuatrocientos.  

Verdecillo (Serinus serinus): Comunidad ribereña del Matarraña en Junio de 2012.

Los Verdecillos





también Fringílidos como el Verderón y el Jilguero, sedentarios, de canto un poquito estridente fácilmente reconocibles, prefieren zonas boscosas húmedas o secas aunque también están en zonas de de bosquetes y campiñas. La verdad es que son más amarillos que verdecillos, pero la cosa está así. 

Mirlos (Turdus merula): Comunidad ribereña del Matarraña en Junio de 2012.

Aunque el hábitat del Mirlo es bastante ecléctico, eso sí, preferiblemente por debajo de los 800 metros de altitud, los de las fotos están viviendo en el bosque de galería del río Matarraña.  




Podemos ver entre los fotografiados a machos y hembras adultos y a un joven del año. Puede pasar de un canto muy melodioso y alegre aun chunk chank estrepitoso y desagradable, si está alarmado.  

Jilguero (Carduelis carduelis): Comunidad ribereña del Matarraña en Junio de 2012.

Las Cardelinas, 



una especie del nunerosísimo grupo de los Fringílidos, es especialmente llamativa y bonita. Su canto también es muy melodioso lo que le hace presa preferida de los aficionados a las aves canoras enjauladas. Esto no tendría mayor transcendencia, si fueran unos pocos aficionados que hay en cada pueblo, lo grave es cuando bandas de expoliadores profesionales, utilizando métodos prohibidos y lesivos, saquean el monte.


Se alimentan de semillas, de los cardos principalmente, aunque otros materiales vegetales también les parecen bien.  


Estorninos Negros (Sturnus unicolor): Comunidad de la Campiña del Matarraña en Junio de 2012.

Los Estorninos negros, aves sedentarias, ya están criando su pollada. 




Podemos ver a un grupo familiar, donde la pareja de padres salen con los pollos supervivientes a enseñarles lo esencial de la supervivencia: los cantos de sus congéneres, buscar alimento, 

saber convivir en sociedad...

Zarcero políglota (Hippolais polyglotta): Comunidad ribereña del Matarraña en Junio de 2012

Los Zarceros como otros sílvidos (Cetia Ruiseñor, Currucas, Carriceros, Mosquiteros...),



suelen preferir moverse inquietamente entre la vegetación intrincada que nace en lugares húmedos. Su papada de color amarillo intenso, puede ayudar a diferenciarlos de Mosquiteros, más verdáceos. 

Cetia Ruiseñor (Cettia cetti): Comunidad ribereña del Matarraña en Junio de 2012

El anterior Ruiseñor Bastardo, llamado ahora Cetia Ruiseñor





es un pequeño sílvido muy inquieto, que se desplaza entre lo más profundo de las zarzas, por lo que es difícil de ver, aunque su estruendoso canto lo delata. 
Es sedentario, y muestra una elevada actividad en todas las épocas del año, enarbolando su llamativo canto como pendón de sus posesiones. 

Abejarucos (Merops apiaster): Comunidad de la Campiña del Matarraña en Junio de 2012

Los Abejarucos (Merops apiaster),


son unas aves insectívoras, a todo color, venidas de África para criar en verano, que se alimentan de insectos grandes. Además del color, los sonidos de celo a modo de silbato suave, les delata. 


En el clip, una secuencia sobre su 

modo, tempo, hábitat y gregarismo, de estar posados. 



martes, 12 de junio de 2012

Carricero Tordal (Acrocephalus arundinaceus): Comunidad ribereña del Matarraña en Junio de 2012.

El Carricero tordal (Acrocephalus arundinaceus) 







es un representante de los Sílvidos que al igual que los Fringílidos, forman el núcleo duro de las poblaciones de los bosques, estén irrigados por el río o bien por agua de lluvia. Sin embargo los reyes de las orillas de los ríos, sean carrizos, juncales, cañaverales o zarzales, son los Sílvidos. Y, entre los carrizos y juncos, los Carriceros predominan. 


El Carricero Tordal, que es muy grande con un pico tipo zorzal (de ahí lo de Tordal), también es fácil de reconocer  por krrrrr, carrrraaa, repetitivo de su canto de celo. 


En el clip,

podemos observar su actividad en el juncal y oir sus repetitivos reclamos, a veces tapados por los de las Ranas. 

Verderones (Chloris chloris): Comunidad ribereña del Matarraña en Junio de 2012.

Los Verderones (Chloris chloris) y otros Fringílidos (Jilgueros, Pinzones, Verdecillos) forman el núcleo duro de la Comunidad aviar de los bosques, sean los que se alimentan de agua de lluvia o los que se nutren del agua freática del río. 
Los jóvenes son más amarillentos, 






aunque no estoy seguro de que el color tan intensamente amarillo de los de las fotos de arriba, sea solamente debido a su edad.  


Los adultos, más verdáceos 




con dos placas amarillas en las alas plegadas, cuando están posados. 


En el clip, podemos ver el modo en que están posados, 

que suele ser bastante tranquilo en una rama, ladeando de vez en cuando la cabeza para otear.