Historias de Avistadores de Aves

lunes, 29 de abril de 2013

Rareza en el Páramo 2: Pinzones (Fringilla coelebs)

Abril 2013. En los Puertos de Beceite no escasean los Pinzones, aunque no se puede comparar su densidad con los bosques del valle. Por otra parte los Pinzones de los Puertos prefieren los bosques de Pino silvestre, en los márgenes con zonas más aclaradas. Pero en el Páramo, no son nada, pero que nada frecuentesy, menos andando por la hierba, picoteando como si fuera una Chova. Pues ahí están.






Una rareza en los Páramos: el Escribano soteño (Emberiza cirlus)

Abril, 2013. Se supone que este señorito prefiere las partes térmicas, húmedas y frescas del valle. Pero ahí lo tienes, tan pito, en el páramo, a 1300 mts de altitud, sin despeinarse.










Tarabillas en los Puertos de Beceite. Abril de 2013

También la Tarabilla europea (Saxicola rubicola) ha empezado estos días el celo.






El Roquero, vigila. Puertos de Beceite, abril 2013

Recién llegado de África, el Roquero rojo (Monticola saxatilis) no tiene tiempo que perder. Vigila su territorio y hace notar su presencia, como si de un semáforo se tratase. No hay tiempo que perder.






Pareja de Pardillos. Puertos de Beceite, abril de 2013

En los páramos de los Puertos se establecen bastantes parejas de Pardillos comunes. Estos días ha comenzado su celo.



El intérprete incansable

Puertos de Beceite, abril 2013. Liuliuliuliuliuliuliutevitevitevitevitevittihuetitihueliliuliu y así durante horas. El Ruiseñor lleva la fama, pero el macho de la Alondra totovía (Lullula arborea) carda la lana. Desde mediados de marzo, canta y canta...infatigablemente. Se reparte por el páramo, más o menos regularmente, pero es muy difícil de ver...excepto en los prados de este año, que están verdes y cargados de agua e insectos. Este año, las avecillas tendrán varias polladas. Y las más grandes, sacarán polladas de mayor número de individuos. Más, si lo comparamos con la profunda sequía del año pasado.













Pareja de Collalba gris en celo

Una pareja de Collalba gris ocupa el prado y los pedregales del Páramo, en abril de 2013, con su danza de celo. Llevan aproximadamente una decena de días con el flirteo, aunque parece que se va apagando. No hay tiempo que perder. A criar y a volver.














sábado, 27 de abril de 2013